Nacional arrancó su presentación en la edición 2016 de la Copa Libertadores de gran manera, se impuso 2-0 en su visita a Huracán. Marlos Moreno y Orlando Berrío anotaron los tantos del triunfo Verdolaga.

De entrada sorprendió el profesor Reinaldo Rueda, sin presentar un volante de creación, dejando la responsabilidad a Marlos Moreno y a Sebastián Pérez. El Verde, que vistió de negro, tampoco contó con un delantero centro definido, como ya venía jugando en las primeras jornadas del fútbol colombiano. Ibarbo fue el encargado de caer al lugar del “9”.

Pero Huracán hizo notar incómodo al equipo visitante en el primer tramo del encuentro, la presión constante del local y la falta de un generador nato, hacía que Nacional apostara a los pases largos, en especial con Henríquez lanzando a la franja izquierda en busca de Copete, aunque muchas veces salió mal y se convirtió en pelotazo, en otras fue el banderín del línea el que se levantó, a veces acertado, en otras errado, marcando reiterados fueras de juego. El equipo colombiano no encontraba el balón y el ‘Globito’ se acercaba.

Franco Armani, como de costumbre, apareció oportuno cuando lo llamaron. El portero argentino se veía exigido para mantener en cero su arco. En dos oportunidades fue crucial en la primera parte, evitando que el cuadro argentino se fuera al frente en el marcador.

Luego de 35 minutos, por fin, el equipo colombiano se fue encontrando con su juego, ya hilvanaba jugadas colectivas, le bajó a las gambetas de los hombres en punta y buscaba en Pérez el eje del equipo.

Ibargüen era de los que más se mostraba, con su velocidad ya tenía en señal de alerta la defensa de Huracán. Precisamente el marcado con la camiseta 11 metió una diagonal y filtró el balón para Marlos Moreno, el juvenil atacante recibió el balón ,tras el desvió en un rival, lo dejó pasar por el medio de sus piernas, se posesionó con una tranquilidad asombrosa y sacó un derechazo potente para mandarlo a guardar. 1-0 se fue adelante el Verde al descanso.

La segunda parte arrancó con algunos bisos de la inicial. Huracán insistente, probando a Armani, que siempre estuvo atento. Ante cada intento de los locales, Nacional respondía con opciones claras. Solo dos minutos de la complementaria y ya Marlos la estrellaba contra el palo.

Los dirigidos por Rueda se montaron en el partido, desplegaban talento y calentaron a los argentinos que, producto de la impotencia, se quedaron con un hombre menos por la expulsión de Federico Mancinelli, a los 71 minutos le metió una plancha de atrás a Marlos Moreno que había dejado tres rivales en el camino.

Allí nació el show de la individualidad en los hombres de adelante en Nacional. Ibarbo y Copete se hastiaron, se empalagaron de gol, buscaron el lujo personal antes de asegurar el partido. Pero volvió a aparecer el joven Marlos para cambiar las cosas, tomó la pelota, limpió el camino, levantó la mirada y dejó mano a mano a Orlando Berrío, que entró por Ibargüen, el cartagenero ganó en velocidad ante la salida del portero y galopó escoltando el balón hasta que se posó en el fondo de la red, al minuto 83.

Con el 2-0 Nacional controló el juego, generó varias opciones, abusó de la gambeta e incluso sufrió un par de sustos en su arco. Al final el conjunto colombiano aseguró su primer triunfo de la Copa Libertadores 2016 y es el único líder de su zona con tres puntos. Peñarol y Sporting Cristal lo escoltan con una unidad, cierra la zona Huracán.