Gustavo Campos, profesional en Artes Escénicas, es quien creó La Montaña que Piensa. También es el director de la Corporación La Tartana, entidad que acompaña todo el movimiento artístico que se vive en este lugar.

A este hermoso sitio se llega de cuatro maneras: en taxi, desde la estación del metro de Itagüí (la carrera cuesta 10 mil pesos); en un chivero, que se puede coger en el parque principal (en la esquina del supermercado Metro); caminando o en ‘cicla’.

La Montaña que Piensa es un emprendimiento cultural y artístico. Nació hace 17 años con la intención de que los gomosos del teatro tuvieran una sede para guardar los ‘corotos’, ensayar y hacer presentaciones.

El camino desde sus inicios hasta lo que es ahora no ha sido nada fácil, pues el sector fue azotado por el orden público durante varios años.
“Llegamos convencimos de la fuerza transformadora que tienen las artes. Tuvimos dificultades sociales, familiares y de orden público. Recién instalados, los del Eln volaron una torre de energía a cien metros de acá, se vivían secuestros y asesinatos, pero el arte nos posibilitó transformar este entorno”, recordó Gustavo.

Descubrieron que a la gente hay que ofertarle el arte y la cultura. A muchos no les gustaba el teatro porque no lo conocían, contrario a lo que se vive ahora, ya que la mayoría de la gente que viene a los talleres son de la vereda, de Itagüí y de otras partes del Valle de Aburrá.

“Llevamos 17 años como Corporación La Tartana, 14 acá en La Montaña que Piensa y la sala de teatro fue construida hace 8 años”, agregó Campos.

Asimismo, dijo que la decisión de fundar La Montaña que Piensa se dio cuando quiso saber qué iba hacer en la vida. Según él, tomó la decisión de perseguir los sueños, la cual es la más difícil, pues dijo que lo normal que hace todo el mundo es trabajar y producir algo dentro del sistema.

Por otra parte, las actividades que los visitantes pueden realizar en este mágico lugar son: asistir a las funciones de teatro: jueves, viernes y sábados (7:00 p.m.), caminar, montar bicicleta, hacer sancocho, divisar la ciudad, ver las esculturas o realizar talleres formativos y artísticos.

“Me sueño este lugar como un gran museo al aire libre, replicado en muchos sitios de Colombia”, concluyó Gustavo.

*Gustavo Campos
Director: Corp. La Tartana
Facebook:
La Montaña que Piensa
FIJO: 3160820
CELULAR: 311 788 24 55