La Comisión de Regulación de Energía y Gas, quedó autorizada para adoptar de manera temporal las medidas regulatorias que sean necesarias. Esta comisión “podrá ajustar las fórmulas tarifarias para establecer un esquema diferencial que promueva el ahorro en el consumo de energía por parte de los usuarios”, precisa el decreto expedido el pasado lunes 7 de marzo.

Para ello se adicionó el Decreto Único Reglamentario del Sector Administrativo de Minas y Energía, 1073 de 2015, con el fin de adoptar medidas tendientes a garantizar la prestación eficiente del servicio público domiciliario de energía eléctrica en circunstancias extraordinarias.

Por lo anterior y para efectos de lograr un uso racional y eficiente de la energía eléctrica por parte de los consumidores en las actuales circunstancias señaladas en el considerando anterior, se hace necesario que la Comisión adopte de manera temporal las medidas regulatorias que sean necesarias para tal fin, concluye el decreto.

Las medidas que se adoptarán son:

Para los hogares se premiará el ahorro y se castigará los desperdicios de energía, como sucede con el agua:

• Por cada peso que ahorre del consumo promedio un hogar recibirá otro peso como incentivo.
• Si consume un peso más que el promedio se le cobrará el doble.

Es decir, el que ahorre más ganará más y el que desperdicie más pagará más.

Para los grandes consumidores se dará un incentivo para que generen su propia energía y sustituyan la que le compran a la red:

• Para quien tenía una planta era mejor negocio comprar energía de la red que generarla. Ahora se va a pagar a un precio que haga que sea mejor generarla.