Aunque para muchos el juego entre América de México y Atlético Nacional era por cumplir, para los hinchas del Verde este partido significaba jugarse el honor y saber quién iba a ser el mejor del continente americano.

Dentro del terreno de juego se vivieron muchas emociones, el primero en anotar fue Miguel Arroyo en su propia portería al querer arrebatarle la pelota a Orlando Berrío.

Luego se dio el gol del empate para los mexicanos, a seis minutos del final de la primera parte, cuando Pablo Aguilar sacó un fuerte remate que dejó sin opciones a Franco Armani.

Las otras dos emociones del partido fueron de parte y parte. El 2-1 a favor de Atlético Nacional fue obra de Alejandro Guerra, mientras que América encontró el empate a través de un penalti que cobró Oribe Peralta, casi al final del tiempo oficial.

En la tanda de penales fue mejor Atlético Nacional, pues convirtió 4 de cinco posibles, mientras que América sólo hizo tres.

El premio para Atlético Nacional fue haber quedado como el mejor equipo del continente americano, obtener el bronce en el Mundial de Clubes y un botín de 7 mil 547 millones de pesos (2 millones 500 mil dólares). Una cifra nada mal para quedar en el tercer lugar.

 Foto: Cortesía Conmebol.