Con corte al mes de mayo, el presupuesto ejecutado del proyecto Centro Parrilla alcanza $86,600 millones, monto que corresponde al 34% de la inversión total prevista, un total de $207.000 millones.

En cuanto a obras, en los 17 meses de  ejecución que lleva el proyecto, el  mayor avance está en la construcción de redes en   los barrios San Benito, Villa Nueva y Corazón de Jesús;  mientras que los que necesitan la mayor intervención en lo que resta del proyecto son Guayaquil, Barrio Colón, Bomboná #1, Boston, La Candelaria, Estación Villa y Los Ángeles.
Además, está pendiente la recolección de 19 descargas de aguas residuales que actualmente son a las quebradas que atraviesan el centro de la ciudad y buscan el saneamiento del río Medellín.
En cuanto a urbanismo, una vez se termine con la intervención de las redes de acueducto y alcantarillado programadas, comenzará la construcción de andenes, cuyo avance a la fecha es de un 10%.

 

El proyecto

El proyecto Centro Parrilla modernizará y repondrá las redes de aguas del centro de Medellín, ya obsoletas por antigüedad, de modo que se pueda garantizar la prestación de los servicios en el sector y se repotencie su valor.

Se está adelantando con tecnologías CIPP, Pipe Bursting, Close Fit Lining, Microtuneleria y Pipe Jacking,  conocidas como tecnologías sin zanja. De esta manera los impactos en duración  de los trabajos, movilidad de quienes habitan, trabajan o utilizan las zonas de intervención, y deterioro del aire por material particulado, disminuyen ostensiblemente. Aunque los impactos se presentan, son mucho menores de los que habría si se usaran tecnologías tradicionales.

 

Más que redes

Junto con las obras de redes, el proyecto se completa con trabajos de urbanismo, arqueología, y gestión social y ambiental.

• En arqueología trabaja un equipo avalado por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia, a fin de garantizar el patrimonio cultural que pueda hallarse en las excavaciones.

Se  han hallado  puentes en calicanto que cruzan las diferentes quebradas que atraviesan el centro, construidos desde 1860, vallados en piedra ubicados en los bordes de las quebradas,  coberturas en bóvedas de ladrillo de algunas de las quebradas -construidas desde 1875-, rieles y polines del tranvía eléctrico de 1921, partes del sistema de distribución, válvulas y pilas públicas del acueducto antiguo de Medellín que data de 1896;  buzones del correo importados en 1914,  fragmentos de lozas industriales y de vidrio importadas de Europa a finales del siglo XIX y principios del XX, y fragmentos de cerámica precolombina del período temprano (0-800 d.C.).

Además de contribuir al conocimiento histórico de la ciudad, varios de esos hallazgos serán un atractivo para habitantes y turistas.

Las obras de urbanismo  comprenden la construcción  de 73.629 metros cuadrados de andenes y amoblamiento urbano en la zona de influencia del proyecto.

En algunas zonas se están generando  superficies peatonales agradables a la vista, con  concretos de colores, jardineras, zonas verdes de mayor tamaño,  acabados  antideslizantes y basureras en acero inoxidable.

Además, cumplirán con las normas de movilidad especial para personas con limitaciones: rampas de rebaje peatonales, franjas táctiles, de alerta y delimitadoras en color, entre otras.

En la gestión social  se mantiene  comunicación constante y oportuna con los grupos de interés, con el fin de mitigar y minimizar los impactos a la comunidad, a partir de diálogos sobre necesidades concretas.

El proyecto reconoce  la paciencia, comprensión y tolerancia de la comunidad del centro de Medellín y su contribución al avance de las obras.

En materia ambiental se ha logrado evitar la tala de 54 árboles incluidos dentro de los permisos de  aprovechamiento forestal, de un total 70 que habían sido autorizados. La compensación por los 16 efectivamente  talados se hará con la siembra de  32 árboles en la zona afectada.

Por otro lado, se autorizó el trasplante   de 45 individuos arbóreos aunque sólo se hicieron efectivos dos.