El Rancherito, restaurante típico de referencia en Medellín, cumple 40 años proponiendo a sus clientes y visitantes un viaje a través de los sabores de las cocinas paisas ancestrales. Fue en Amagá, en el año 1975, cuando Gregorio Alzate perdió su empleo y su esposa Mary Noreña tuvo un sueño que les ayudaría a superar la difícil situación y sacar adelante a su familia.

Con la idea de ofrecer el sabor ‘a casa’ tan propio de la gastronomía antioqueña, doña Mary se empeñó en levantar un ranchito al lado de la carretera, con un fogón de leña que le permitiera preparar lo sabía desde pequeña: buñuelos, empanadas, arepas de chócolo y pasteles de pollo. Gracias a la acogida entre sus primeros clientes, hoy El Rancherito es una historia de éxito en la categoría de su negocio.

Actualmente, cuenta con 10 puntos de venta (Amagá, Caldas, Guarne, Copacabana, Rionegro, Las Palmas, Los Molinos, EAFIT, Viva Las Palmas y Asdesilla), emplea 420 personas, tiene capacidad para atender eventos de más de 3.000 personas, donde se requiera, y se ha especializado en las preparaciones típicas de la gastronomía colombiana, tales como la bandeja paisa, el mondongo, el sancocho, la cazuela de fríjoles, el ajiaco y las carnes a la parrilla. Además, trabaja en la certificación de sus procesos: en sus cocinas se trabaja con ingenieros de alimentos que garantizan buenas prácticas de manufactura, y todos sus proveedores están certificados y cuentan con registro Invima.

El sueño de doña Mary continúa creciendo en la mente de la segunda y tercera generación de la familia. La meta es consolidar una carta que reúna todos los sabores del país, expandir su línea de dulce, continuar siendo un motor de desarrollo para los agricultores de fríjol en Urrao y los productores de carne del Magdalena medio, y mantener su apoyo a la Fundación del padre Miguel Pérez Vega, a través de la cual se les da almuerzo a 280 niños del barrio La Cruz.

Entre los proyectos a mediano plazo, están las aperturas de sedes en Bogotá, Eje Cafetero y Miami. Por el conocimiento del negocio, el cariño de sus clientes y el crecimiento durante estos 40 años, no cabe duda que de la mano de El Rancherito, los sabores de la comida colombiana cautivarán muchos más paladares alrededor del mundo.