El río penderisco se conoce con el apelativo “Firma de Dios sobre la tierra” por sus imponente curvas que lo hacen ver único sobre el valle del penderisco. Corre por la margen occidental de la planicie donde se asienta el Centro histórico del municipio. El color ladrillo de las aguas del río, efectos del fango que arrastran sus aguas vista la ausencia de protección de sus riveras.
El río Penderisco se escurre por la orilla del pueblo y al atardecer sus meandros deslumbran como una serpiente dorada. Las curvas rodean el cementerio haciéndolo ver como una isla blanca en medio del río.
 
El penderisco en unión con el río Jengamecodá dan origen al río Murrí afluente del río atrato; en esta cuenca se localizan los valles de los ríos Pabón, Urrao, Encarnacion y otros de menor importancia.