chion

Emprendedores hay por todas partes del mundo, no son muchos pero ellos convierten los problemas de sus ciudades en soluciones prácticas donde nadie más las pudo ver.

La siguiente historia, de llegarse a convertir en una empresa multinacional, ayudaría a disminuir en alto grado la contaminación del aire.

Este hecho se registra en estos momentos en China, en donde un hombre que se hace llamar Nut Brother está convirtiendo la polución de Pekin en ladrillos para la construcción.

Precisamente, este hombre planteó su idea en una ciudad que tiene los más altos índices de contaminación del mundo, pues allí residen la mayor parte de las industrias chinas y por su localización geográfica la contaminación permanece durante mucho tiempo sobre la ciudad.

Nut Brother, en lugar de usar un tapabocas para no inhalar el aire contaminado como todo el mundo, quiso ir más allá y realizó un invento que no se le hubiera ocurrido a nadie más, se trata de una máquina, parecida a una aspiradora, que absorbe el aire y después de varios días de filtración compacta los residuos que quedan y los convierte en ladrillos.

“El aire en Pekín es malo por todas partes. No hay una fuente especifica de aire”, señaló este emprendedor al periódico The Hufting Post, al mismo tiempo que dijo que su sueño es que los ladrillos que ha elaborado se utilicen en los próximos edificios que se hagan en Pekin.

Cabe anotar que en la realización de cada ladrillo se filtra, aproximadamente, el aire contaminado que respirarían 62 personas.