Si usted es de los que le cuesta comer vegetales, ya sea porque “no tiene tiempo” o porque simplemente no le gustan los vegetales; entonces la solución está en un delicioso jugo verde.

Los jugos vegetales son una manera fácil de alcanzar el consumo diario de vegetales de forma digerible. Es importante que tenga en cuenta que si ha decido introducir a su dieta diaria, los jugos vegetales; sea por salud y no por simple moda.

Algunos expertos en salud, comparan los jugos vegetales con un “caldo de vida” puesto que este posee muchos nutrientes de los que muchas personas carecen.

A la hora de hacer un jugo verde, tenga en cuenta que preferiblemente debe agregar vegetales verdes y orgánicos. Existen muchas recetas de jugos verde, donde se introducen frutas como la manzana; esto no es recomendable, porque las frutas son ricas en azúcares. Los vegetales más comunes en la preparación de esta milagrosa bebida son: Espinaca, apio, col rizada, acelga, pepino. También puede agregar medio limón para equilibrar el sabor.

BENEFICIOS:

Cuando usted consume un jugo verde recién hecho, es como si estuviera recibiendo una infusión intravenosa de vitaminas, minerales y enzimas porque estos nutrientes van directamente a su sistema sin tener que ser descompuestos.

Tomarse un jugo de vegetales a primera hora en la mañana puede darle un impulso de energía de forma natural sin tener que recurrir a estimulantes como el café. Dado a que su jugo tiene una forma digerible, puede ayudar a revitalizar sus niveles de energía en tan sólo 20 minutos, puesto que la digestión es uno de los procesos biológicos que mayor energía demanda al cuerpo.

Otros beneficios que traen consigo los jugos verdes, es que al hacer los vegetales en forma de jugo ayudará a “pre-digerirlos” por usted, por lo que recibirá una mayor nutrición, en lugar de desecharla  por el inodoro.

Esta milagrosa bebida, también ayuda a promover la pérdida de peso, reforzar el sistema inmunológico y la salud cerebral, así como también aumentar su energía.

Ingredientes.

  • 6-8 hojas de espinaca
  • medio limón
  • 1 trozo de jengibre
  • 2 ramas de apio frescas

Ponga todos los ingredientes en la licuadora y listo, ¡salud!

Tenga en cuenta que la receta puede variar de acuerdo a su gusto, que los vegetales deben estar crudos (frescos) y que la preparación debe ser ingerida cuanto antes.